Consejos para cuidar nuestros ojos del sol

 

  • No todas las gafas de sol son adecuadas: se deben usar gafas de sol con cristales que bloqueen los rayos UV. La capacidad para bloquear la luz UV de unos cristales no depende del color oscuro de las lentes ni del precio; la protección sólo está garantizada cuando se consigue bloquear el 100% de los rayos UVA y UVB. "Las gafas deben ser de un tamaño suficiente que cubra toda la zona de los ojos y lo ideal es conseguir que los rayos solares puedan penetrar por los lados", señala el Dr. Arias.
  • Las lentes de contacto no protegen. Aunque las lentes de contacto lleven protección UV, no ofrecen suficiente protección. En estos casos también es necesario utilizar gafas de sol.
  • Los sombreros también ayudan. Además de las gafas de sol, es conveniente utilizar gorras o sombreros: "los sombreros de ala ancha proporcionan la mejor protección para los ojos", afirma el Dr. Arias.
  • No hay que fiarse de las nubes. La radiación ultravioleta puede atravesar las nubes, de modo que los días grises o nublados también es necesaria la protección. "La recomendación es utilizar siempre gafas de sol al aire libre, ya que el daño en los ojos por la radiación puede ocurrir en cualquier época del año", señala el profesional.
  • No se debe mirar directamente hacia el sol. "Mirar al sol sin protección, incluso durante un eclipse, puede provocar una retinopatía solar, la cual implicaría un daño en la retina causado por la radiación solar".
  • Extremar la precaución en las horas pico del sol. Para ello hay que evitar la exposición entre las 10 a.m. y las 14 p.m., momento en que los rayos solares UV son más fuertes.